Domingo, 07 de noviembre de 2010

Detestamos a Benedicto XVI, ese personaje hom?fobo de pasado m?s que oscuro que pretende negarnos el derecho a decidir ante un embarazo no deseado o una enfermedad incurable en fase terminal.

Rechazamos su pat?tica concepci?n de la sexualidad humana, su homofobia, su irresponsabilidad al intentar privar a sus fieles de medidas higi?nico-sanitarias tan b?sicas como son el uso del preservativo contribuyendo as? al incremento del n?mero de embarazos no deseados y a la propagaci?n del VIH y otras enfermedades de transmisi?n sexual, algo que puede costar la vida a millones de personas en los p?ises menos desarrollados.

Rechazamos el fasto, el lujo, el boato y la pompa con la que este ser que tan poco recuerda a Cristo pretende visitar algunas de las principales ciudades de Espa?a en 2010 y celebrar un evento denominado "Jornada Mundial de la Juventud Madrid-2011" gracias a un gasto millonario que todos y todas tendremos que pagar con nuestros impuestos. Este dinero facilmente podr?a ser invertido en causas m?s ?tiles como la lucha contra la pandemia de SIDA en ?frica o cualquier otra situaci?n humanitaria de emergencia.

Rechazamos la visita del Papa porque Espa?a es un estado aconfesional y entendemos que no debe privilegiar a ning?n l?der religioso ni promover o beneficiar a ninguna religi?n con dinero p?blico.

Por todas estas y por muchas mas razones decimos:

BENEDICTO XVI: NO VENGAS A ESPA?A;
NO TE ESPERAMOS. NI TE QUEREMOS, NI TE NECESITAMOS. NO CON NUESTROS IMPUESTOSCerrar.
queremos hacer p?blica nuestra apuesta en defensa de la laicidad, un conjunto de valores que comprende la libertad de conciencia, la autonom?a del individuo, la separaci?n entre el Estado y las iglesias de cualquier signo, y la b?squeda de la justicia y del bien com?n de toda la ciudadan?a. La laicidad es un marco de relaci?n que permite a los seres humanos vivir en una sociedad m?s justa basada en el respeto y la convivencia pac?fica, por lo que constituye uno de los principios fundamentales de todas las sociedades democr?ticas modernas.


Sin embargo, algunos de estos valores son a?n una utop?a en nuestro pa?s porque en ?l perviven privilegios antidemocr?ticos que favorecen a unos m?s que a otros, que promueven algunas creencias determinadas por encima del inter?s general. Este hecho resulta especialmente preocupante si tenemos en cuenta que estas ideas, adem?s de conformar el mundo particular de cada cual, participan de forma activa y decidida en el debate pol?tico para definir el modelo de sociedad que queremos para todos, de modo que este mismo debate se pervierte porque algunas organizaciones disponen de un poder considerable gracias a las ventajas ileg?timas que obtienen de su relaci?n privilegiada con el Estado.


Muchas leyes de nuestro ordenamiento jur?dico est?n pensadas para favorecer a la religi?n y las confesiones religiosas, pero hay una en particular, o para decirlo con m?s propiedad un conjunto de leyes, que est?n espec?ficamente dise?adas para favorecer a la Iglesia cat?lica. Los Acuerdos entre el Estado Espa?ol y la Santa Sede de 1976 y 1979, el llamado Concordato, pactados en las postrimer?as de un r?gimen franquista agonizante con el Estado Vaticano, absolutista y clerical, se hicieron exclusivamente para blindar los privilegios de la Iglesia cat?lica y evitar que dificultase la transici?n pol?tica a la democracia.


Estos pactos de car?cter internacional son ahora una r?mora del pasado que hay que superar, porque a?n hoy en d?a condicionan las libertades y la salud democr?tica de nuestro pa?s, sirven entre otras cosas para justificar la financiaci?n de creencias privadas, para promover el adoctrinamiento ideol?gico en los centros escolares, que deber?an ser laicos, para encubrir a delincuentes acusados de pederastia y, en medio de una crisis salvaje que golpea a las familias de nuestros trabajadores y trabajadoras, para pagar gastos suntuosos como los que comportar? la visita del jefe supremo de los cat?licos a nuestro pa?s.


Estos privilegios deben acabar ya. Es hora de revertir esta situaci?n antidemocr?tica y pedir con voz alta y firme el fin de esta injusticia. Por eso exigimos:


? Que las creencias religiosas dejen de ser financiadas con dinero p?blico

? Que se suprima la asignaci?n tributaria a la Iglesia cat?lica a trav?s del IRPF

? Que las escuelas dejen de ser utilizadas como plataformas de apostolado

? Que las religiones dejen de imponer sus prejuicios morales a toda la sociedad

? Que los cl?rigos pederastas y sus encubridores sean llevados ante la justicia

? Que los ni?osy ni?as sean protegidos de la superstici?n y la irracionalidad

? Que el Estado deje de promover la caridad a costa de la justicia social

? Que los actos y lugares p?blicos dejen de estar presididos por s?mbolos religiosos

? Que los representantes p?blicos dejen de favorecer a las confesiones religiosas

? Que se respete el derecho de todas las personas a vivir seg?n su condici?n sexual

? Que se reconozca el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo

? Que la apostas?a sea un derecho reconocido por la ley


?Por la derogaci?n de los acuerdos entre el Estado Espa?ol y la Santa Sede!

?Por la separaci?n entre el Estado y la Iglesia!

?Por un Estado laico!




Publicado por maollanes @ 13:05
Comentarios (1)  | Enviar