S?bado, 23 de enero de 2010

Puerto Príncipe, Haití, martes 12 de enero del 2009, 4 y 53 p.m.) De repente, una violenta sacudida provocada por el movimiento de las placas tectónicas sobre las que descansa la corteza terrestre, a diecinueve kilómetros de aquí, libera una energía equivalente a la explosión de varias bombas nucleares y esta ciudad de tres millones de habitantes queda reducida a escombros, con un saldo de cientos de miles de muertos y heridos. Millones han quedado sin agua, medicinas, comida, empleo, techo, libros, muebles, ropa, coches ... sin nada. (

A diez días de la tragedia, unos 80,000 cadáveres han sido enterrados en fosas comunes. Miles de personas aún están apresadas entre los destrozos y ya casi se ha perdido las esperanzas de encontrarlas con vida. El saldo final pudiera ser de más de 200 mil muertos. Miles de personas, entre ellas muchos niños, han perdido una o más de sus extremidades. Todo está destruido, el palacio presidencial, la corte de justicia, el parlamento, la central de policía, la cárcel, las escuelas, los mercados, las mansiones de los pocos ricos, las covachas de los muchos pobres, el estadio, el puerto, los puentes, las calles, la torre del aeropuerto, todo. El puerto del príncipe se ha convertido en el puerto del muerto.

En medio del desastre, vemos por televisión a un grupo de fieles que se arrodilla en un pequeño parque, alza las manos, mira hacia el firmamento y comienza a rezar, rogándole a Dios que lo ayude.

A un extremo de este grupo, una joven mujer reza también diciendo algo así como:

--Dios, te llevaste a mis padres, mi esposo y mis hermanos, pero mi hijita de dos años sólo está herida, aunque grave. ¡Sálvamela, Señor, por favor, te lo ruego! Es lo único que me queda en el mundo. ¡Sálvamela, Dios, por favor, sálvamela!

Por muy patético que sea este cuadro de inmensa tristeza, no puede uno menos que dejar a un lado las pasiones y reflexionar con frialdad, o sea con objetividad, sobre la desgracia de esta pobre mujer y de los millones que como ella sufren una desgracia similar.

2-. LA CULPA

¿Fue Dios quien “se llevó” a los padres, el esposo y los hermanos de esa desgraciada mujer? Entonces, ¿fue Dios el autor del terremoto? ¿Conocía Dios que iba a suceder y, pudiendo evitarlo, no lo hizo? ¿Pero, cómo puede ser Dios un monstruo ante el cual Atila y Tamerlán y Napoleón y Hitler y Truman y los Bush serían bebitos recién nacidos?

¿Puede Dios evitar que muera esa niña gravemente herida? ¿Controla, entonces, Dios la vida de los siete mil millones de seres humanos que habitan este planeta, que no es nada más que un microscópico cuerpo celeste que da vueltas alrededor de una estrella liliputiense que no es nada más que una de las cientos de miles de millones de estrellas que existen en esta minúscula galaxia a la que llamamos Vía Láctea por su reflejo blancuzco, que, asimismo, no es nada más que una de las, al menos, cien mil millones de galaxias que existen en el Universo?

¿Y es éste el único universo que existe o hay varios universos? Y si los hay ¿fueron creados por un solo Dios o por una cofradía de Dioses que pudieran estar emparentados entre sí? Pero, si nada existía antes de la Creación y Dios, por ello, se creó a sí mismo, ¿cómo puede, entonces, tener parientes?

¿Existe un Dios que puede evitar que todos los días mueran unos 27,000 niños, sólo en este planeta, víctimas de la desnutrición ... y no lo hace? ¿Por qué? ¿Disfruta Dios de esa masacre diaria o le enfurece?

¿Existe un Dios que ha creado esos trillones o cuatrillones o quintillones de cuerpos celestes, muchos de los cuales pudieran tener formas de vida parecidas a la nuestra? Pero ¿cuál Dios? ¿Osiris, Vishnu, Bagwan, Brahman, Amaratsu, Yahveh, Shangdi, Zeus, Ahura Mazda, Quetzalcoatl, Alá, etc. etc. etc. ... o el Dios del Nuevo Testamento de la Biblia que envió a su hijo Jesucristo, hace más de dos mil años, a una zona semidesértica, miserable y casi despoblada de este microplaneta y que al parecer no es el mismo que le dio a Moisés las tablas de los Doce Mandamientos, ya que los judíos no reconocen la divinidad de Jesús? ¿Es el Dios de Moisés el mismo Dios de Jesús, como aseguran todas las sectas cristianas? ¿Entonces por qué no creer que el hijo de Dios era Moisés, ya que vivió 1,200 años antes que Jesús, y que éste era sólo un pariente lejano de aquél?

¿Hizo Dios al ser humano a su imagen y semejanza, como dice la Biblia? Pero ¿a cuál semejanza? ¿A la de los pigmeos de Africa central o a la de los suecos de Estocolmo?

3-. LA ESENCIA

La Biblia dice en Génesis que Dios, o una Mente Cósmica, creó el universo. Pero, ¿cómo puede ser cósmica una mente que existía antes del cosmos? ¿Es precósmica? ¿Protocósmica?

¿Tiene cuerpo Dios? Y si lo tiene ¿cómo viste? ¿Con una capa y una S en el pecho como Supermán, o con la asombrosa pompa de Napoleón cuando se coronó a sí mismo en Notre Dame?

¿Tiene Dios un sistema digestivo como el nuestro o decente? ¿Padece de algún tipo de enfermedad o es anterior a las enfermedades? ¿Oye por los oídos, como nosotros, o por las canillas, como los grillos? ¿Pertenece a alguna raza o es irracial? ¿Habla un solo idioma, como los presidentes de Estados Unidos, o los cientos, quizás miles, de idiomas y dialectos de este planeta, y los trillones de lenguas o rodillas o tobillos que pudieran existir en el universo?

¿Creó Dios el cosmos en seis días y al séptimo descansó? ¿Adónde? ¿En Varadero, Acapulco o la Costa Brava? Debe haber sido en la Costa Brava porque después de tan ardiente labor no debe haber tenido muchos deseos de sentir los árdores del trópico.

¿Cuántas horas al día trabaja Dios? Debe tener jornadas muy largas. ¿Cuántas horas tiene, entonces, su día? ¿Las que se demora el universo en dar una vuelta alrededor de su centro? Si, como dice la Biblia, Dios creó la luz del día en la tercera jornada de la Creación, o sea el miércoles ¿cómo pudo ver lo que hacía el lunes y el martes? ¿Inventó la luz porque no le gustaba trabajar en la sombra?

¿Vuela Dios? ¿Con alas o extendiendo los brazos? Si vuela debe hacerlo mucho más rápido que la luz para que le dé tiempo de visitar sus tan extensos dominios. ¿O no necesita visitarlos porque posee una computadora tan ciclópea y un telescopio tan mastodóntico que le permiten hacer tan arduo trabajo desde su oficina? ¿Qué servidor usa Dios para entrar en la internet universal? ¿Hasta dónde llega su telescopio? Debe ser mucho más lejos que el de Hubble cuando descubrió que las galaxias que están más lejos se alejan a una velocidad mayor.

¿A qué velocidad se desplazaba Dios cuando creó, de lunes a sábado, el universo del que se sabe que tiene una extensión de, al menos, 30,000 años-luz? Debe haber sido cientos de miles de veces más veloz que la de la luz para que pudiera descansar el domingo.

4-. LA COMEDIA

¿Existe, como dicen los católicos, el Diablo, que puede causar un gran daño sin que Dios pueda evitarlo? Pero, si Dios creó todo lo que existe ¿creó, también, al Diablo?

¿Existe un Dios omnipotente, omnisapiente y omnipresente, o sea que todo lo puede y todo lo sabe y está presente al mismo tiempo en todas partes? Si existe ese Dios, entonces tenía que saber lo que iba a suceder en Haití porque al ser omnipresente estaba en el propio epicentro del terremoto y tenía que haberlo, con su omnisapiencia, previsto, y con su omnipoder, evitarlo. ¿Por qué, entonces, no lo hizo? ¿Le tocaba, entonces, al Diablo estar al mando de universo el martes de la semana pasada?

¿Tenía Dios un concepto tan abierto sobre la balanza del poder que creó ese antiDios para que su dominio no fuera tan poderoso? Pero, ¿cómo puede un ser tan absolutista ser, asimismo, tan democrático?

Por supuesto que hasta ahora todo lo que he dicho pertenece al género de la comedia. Vayamos a lo serio.

5-. LA LIBERACION

El ser humano sólo será libre cuando se libere del miedo hacia lo que pudiera existir más allá de la vida. Y eso sólo sucederá cuando tenga la suficiente cultura científica para comprender que no hay nada más allá de la materia, y que las religiones no son nada más que obras de la ignorancia y el miedo.

La idea de que la religión debe existir porque el ser humano no tiene los conocimientos para comprender el origen de todo lo que existe, es un concepto erróneo porque el ser humano sí puede conocer no sólo su pasado, sino el de todo el universo. Y para ello lo único que tiene que hacer es estudiar Física y confiar en los más brillantes astrofísicos del mundo.

Estas que hoy se consideran sólo teorías o hipótesis, son, en rigor, verdades comprobables. Cuando Leucipo, padre de los atomistas, describió lo que hoy conocemos como el Gran Estallido, lo hizo sólo como una teoría; pero 2,400 años después se comprobó que era realidad. También en una época se consideraba sólo teoría decir que la Tierra era redonda y daba vueltas alrededor del sol y hoy nadie puede dudarlo.

6-. LA PRUEBA

Se sabe que ya se han clonado algunos animales y se cree que, también, seres humanos, y que se han creado en un laboratorio las condiciones químicas que produjeron las complejas moléculas de aminoácidos que dieron origen a la primera hebra de adn y, además, que se han creado algunas bacterias; pero ni aun en ese espeso caldo químico, ni sobre la base de las bacterias, se ha podido crear la amiba unicelular, el primer animal, nuestro más remoto antepasado.

Entonces, si hoy todos los científicos de este planeta, que dispusieran de todo el dinero existente en el mundo, y los conocimientos y equipos más avanzados, no pueden crear ni siquiera la microscópica amiba... ¿pudo un solo científico, que no tenía ni siquiera un tubo de laboratorio, crear todo el universo?

¿No existe, entonces, Dios? Sí existe... pero no es el de las religiones, sino el de las ciencias. No pudo existir antes del universo, sino que nació con él. Dios es pues, la fuerza física que creó al universo. Los científicos la llaman Gran Estallido o Big Bang y es bueno que se estudie a fondo su significado porque es lo único que aporta una idea lógica, razonable, sobre el origen, la naturaleza y la evolución del universo, desde la origen del tiempo hasta hoy.

La Física y su hija de la vejez, la Biología, y de ésta su hija asimismo tardía, la Genética, son los conocimientos más elevados que existen y es muy lamentable no poseerlos. Los países y sistemas que no han sido dominados por la necia superstición de las religiones, deben expandir el estudio de la Física y la Biología, sobre todo del origen y la primitiva evolución del universo, y el principio y la temprana evolución de la vida orgánica, para que la humanidad se convenza que el concepto de un Ser Supremo o una Mente Cósmica o una Fuerza Sobrenatural o lo que se le parezca, es, más que una mentira, una estupidez.

No se trata de cerrar iglesias ni de perseguir creyentes, sino de crear escuelas populares científicas que enseñen que todas las ideas religiosas están basadas en un absurdo y que la única respuesta verdadera sobre lo que ya sabemos y lo que aún esta por saber tiene que ser, exclusivamente, científico.

Ese estudio debe divulgarse por radio, televisión, prensa escrita e internet, ser obligatorio desde el primer año de secundaria y llegar a todas partes como el sol que nos alumbra y el aire que nos refresca.

No tiene sentido que la mentira avance y la verdad retroceda, como sucedió en la Unión Soviética. ¡¿Cómo es posible que después de más de setenta años de dominio de la ideología científico-materialista, o sea de la verdad, hoy estén llenas las iglesias de las grandes ciudades de Rusia, como Moscú, Leningrado, Gorky –serán siempre Gorky y Leningrado, por su conciencia, por su heroísmo--, Novosibirsk y otras?! ¿Qué pudo fallar? ¿Cómo puede un pueblo tan inteligente como el ruso regresar a la superstición y el oscurantismo que existía en la era de los zares? ¿No habrá sido que en la era soviética se hizo mucho más énfasis en la política que en las ciencias y que el estudio de la Física y la Biología y la Genética se redujo a las universidades en vez de expandirse por todo el pueblo a través de todas las escuelas y de todos los medios de difusión masiva?

¡¿Cómo se puede creer en un Dios que piensa y decide y castiga ypremia y está al tanto de los problemas de los casi siete mil millones de habitantes de este planeta y de, por lo menos, veintillones de habitantes de, por lo menos, millones de planetas que pudieran estar habitados por seres inteligentes?! ¡¿Cómo se puede creer en esa estupidez?!

7-. LO UNICO

La Física es lo único que existe. Todo lo demás son derivados. Física es el electromagnetismo, la gravedad, el tiempo, el espacio, la energía, el átomo, la materia y lo que la regula: la fuerza atómica fuerte, que mantiene unido el núcleo del átomo, y la fuerza atómica débil, que provoca su decaimiento radioactivo.

Física son las galaxias, las estrellas, los planetas, el fuego, el agua, el clima, los volcanes, los terremotos y los continentes. Física es la evolución de las plantas y la aparición del oxígeno. Física es la evolución de las especies, de la amiba al dinosaurio, del lemur al simio y a Lucy y a Hamurabi y a Tales y a Leonardo y a Newton y a Marx y a Einstein y a Hawking.

Física es, en fin, el Todo. Y si la Física nació con el Big Bang o Gran Estallido hace unos quince mil millones de años ... ¿no es lógico creer que lo que surgió hace tantos miles de millones de años deba ser infinitamente más poderoso que la conciencia del homo sapiens, que apenas tiene unos cien mil años, y que fue la que creó la idea tan absurda de que una mente, tan avanzada que pudo crear nada menos que el universo, pudiera existir miles de millones de años antes del nacimiento de la vida orgánica?

Decir que cuatro mil años después de esa poética creación de la Biblia, Dios envió a su hijo a este insignificante planetica, que viene a ser algo así como la trillonésima parte de un grano de arena en la oceánica inmensidad del cosmos, es algo que no pertenece a la teología ni la historia, sino a la comedia. Y así debe abordarse el tema de la religión, con el espíritu festivo de Aristófanes. La religión es, en rigor, un tema que no debe tratarse en serio. Le agradezco a Moisés los momentos tan jocosos que he pasado leyendo Génesis, aunque creo que Quevedo lo hubiera escrito mejor.

Pero, entonces, ¿a quién hay que responsabilizar por el terremoto de Haití y por todo lo malo que sucede en el mundo? Aun más: ¿quién rige el universo, Dios o el Diablo?

No puede ser el Diablo porque lo que no existe no puede regir lo que existe.

Es, por supuesto, Dios, porque Dios sí existe y es la Física. Una inmensa fuerza universal que actúa sin razonar, que no es buena ni mala, que no premia ni castiga, que creó al ser emocional sin tener ella ningún tipo de emociones, que no actúa por reacción sino por simple mecánica, que nació y algún día puede morir cuando desaparezca la energía, fuente de toda la materia.

 
Carlos Rivero Collado

Publicado por maollanes @ 11:17
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios