Viernes, 06 de febrero de 2009
(A los madres y niños palestinos)



Gira hueca la ciruela verde del mundo
y un galope de acero estalla el infierno.

¿En qué fábrica forjaron
tanto corazón de hielo,
tanto nervio de mármol,
tanta sed de vampiro?

Eran niños de mano abierta
y alma de pájaro en flor
trepados a nubes de luz
y risas de sol amigo,
y ahora sólo son muertos,
carne inocente hecha trizas,
arropada en cunas de metralla.
Y ahora sólo tristeza de pantano hondo,
de tierra abierta y sepulcro,
ceñidos por el frío de su abrazo.

Una madre grita: ¡Ladrones!
porque alguien robó el futuro
y dejó sin vida el horizonte.
El dolor llora luto
en cada esquina del orbe
mientras yo pregunto:
¿Hasta cuando seguirá
en su puesto el loco carnicero
repartiendo recetas de miseria?

Enero 2009©Fernando Luis Pérez Poza
Pontevedra. España.
http://www.eltallerdelpoeta.com/
Publicado por maollanes @ 1:42
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios